Lo que la agricultura anhela de los bancos y las cajas de ahorros

Hace tiempo que los bancos y las cajas de ahorros comenzaron a hacer eco de las actividades agrícolas. Apuntaban a sus actividades, asumían la financiación del sector agropecuario y contribuían a su desarrollo. Sin embargo, parece que, pese a la relevancia de estas acciones, ya no son suficientes. Las necesidades del sector han crecido, los procesos se han transformado, y a los bancos solo les queda escuchar lo que el sector de la agricultura quiere decirles.