¿Está manejando eficazmente sus explotaciones agrícolas?

Esta pregunta nace de la incertidumbre de un sector que, tradicionalmente, ha estado relacionado con factores climatológicos. La lluvia, el granizo, el hielo, el viento y el sol son elementos externos que tienen un fuerte impacto sobre la productividad agrícola. Han sido, son y seguirán siendo factores decisivos sobre nuestros cultivos. ¿Su cosecha depende de ellos?